El Dínamo

La suspensión de la Plataforma de Pagos Automatizados

¿otro golpe a las Pymes orquestado desde la Dipres?

Por: Amaya Fraile, Rafael Palacios

| |
Compartir

En 2012, mientras el director de un Servicio de Salud de la Región Metropolitana concordaba en la importancia del pago oportuno a proveedores producto del retraso con que los sistemas financieros del Estado operaban, intempestivamente ríe a carcajadas al tiempo que abre un cajón en el que se observan cientos de facturas que mira para luego afirmar: “¿Ven estas facturas? Éstas no están en ningún sistema y fueron emitidas hace meses. Yo no tengo caja para pagar esto y así lo contengo”. En ese cajón yacían los anhelados ingresos de miles de proveedores, en su gran mayoría pymes de todas las regiones del país, a los que no se les pagaba a tiempo y que no tenían forma alguna de presionar, ya que sus facturas ni siquiera eran ingresadas al sistema financiero del Estado.

Afortunadamente, esta espeluznante situación cambió el año 2020 con la inauguración de la Plataforma de Pago Automatizado (o Centralizado), la cual fue posible gracias al esfuerzo conjunto de Chilecompra, la Dirección de Presupuestos (Dipres), el Servicio de Impuestos Internos, el Ministerio de Hacienda y la Tesorería General de la República. Esta plataforma permite pagar a los proveedores del Estado directamente desde Tesorería de forma ágil y oportuna utilizando una cuenta única fiscal que evita que cada servicio realice pagos por separado, previniendo que Tesorería le transfiera a Dipres y luego ésta a cada servicio la caja a comienzo de mes. Pero lo más importante es que asegura que los pagos a proveedores se realicen en un máximo de 45 días en el sector salud y en 30 en los demás, generando certeza y una ejecución presupuestaria más eficiente gracias a la unificación de procedimientos al interior del Estado que reducen la burocracia innecesaria. La Plataforma de Pago Automatizado hizo que el Estado cumpliese con los propios estándares que exigía a los privados.

Si bien su puesta en marcha no estuvo exenta de problemas, el 2022 el sistema permitió que se pagarán oportunamente más de 2 millones de facturas, quedando atrás los más de 70 días promedio que tardaban antes los pagos.

Sin embargo, en el Día de la Mujer y sin mediar explicación alguna, Dipres instruyó suspender por 6 meses la utilización de la plataforma, decisión que sin duda traerá pérdidas de ingresos para el país en intereses, atrasos en pagos y, por consiguiente, mayor desconfianza de los proveedores del Estado, además de un aumento de precios debido a esta incertidumbre. Peor aún, la medida probablemente significará contratar personal administrativo para realizar labores manuales ya extintas que no agregan valor, y lidiar con la complejidad de volver hacer funcionar un sistema de esta envergadura. En suma, retroceder en la modernización del Estado.

No en vano, al abrir la sesión de la comisión de economía del Senado, la senadora Yasna Provoste se refirió al tema pidiéndole al gobierno que esta medida no signifique un atraso en el pago a proveedores, destacando que su puesta en marcha significó una reducción en los tiempos de pagos a pymes en Santiago y regiones.

Y es que la suspensión temporal -o eventualmente para siempre- de la Plataforma de Pago Automatizado es una iniciativa innecesaria y peligrosa, que merece, por tanto, una explicación seria de la Directora de Presupuestos de cara a las mujeres y hombres emprendedores que se benefician de ella en tanto les asegura que recibirán a tiempo sus ingresos para mantener la continuidad de sus negocios. No podemos darnos el lujo de incrementar la desconfianza en el Estado echando por la borda el mayor avance en gestión pública de los últimos 10 años.

Contenidos relacionados

Presidente de Chile, observando al territorio

Columnas de opinión

¿Qué recordarán los historiadores del futuro de la gestión de Boric?

Sala de clases

Columnas de opinión

No más pérdida de clases: Educación como servicio esencial

Columnas de opinión

Nuevas prioridades, ¿nuevas políticas?

Columnas de opinión

Cuenta Pública, cuentas por cobrar

Columnas de opinión

En vez del pesimismo