LA TERCERA

Elecciones en dos días, ¿y los niños?

Por: Angélica Cepeda

| |
Compartir

SEÑOR DIRECTOR:

El Presidente del Servicio Electoral solicitó, con buenas razones, que las próximas elecciones municipales y de gobernadores regionales se realicen en dos días. El mundo político pareció no objetar esta medida, y el Ejecutivo anunció que se ingresará un proyecto de ley en los próximos días. Se levantaron alertas por los efectos sobre el comercio o por la aplicación de la “ley seca”. Sin embargo, nadie (o casi nadie) lo ha hecho por la suspensión (adicional) de clases “sin recuperación” que esto podría generar, ya es costumbre que los niños “paguen el pato” para hacerle más fácil la vida a los adultos.

Solo a modo de ejemplo, para la elección en la Región de Atacama del Consejo Constitucional del 7 de mayo del año pasado, la Seremi de Educación autorizó la suspensión de clases de casi cuarenta establecimientos de la región entre las dos de la tarde del día jueves anterior hasta el lunes siguiente. Ahora, con un día adicional de proceso eleccionario, ¿se perderán tres días y medio de clases en una región afectada por continuas paralizaciones? Recordemos que luego vendrán elecciones primarias de alcaldes, segundas vueltas de gobernadores, primarias presidenciales, y elecciones parlamentarias.

Nadie pensaría usar un hospital como recinto eleccionario, pues se trata de un servicio esencial cuya paralización genera daños enormes al país y su gente. Bueno, no es muy distinto el daño que genera paralizar la educación, con la diferencia que sus consecuencias se ven en largo plazo, lo que permite que sea ignorado sistemáticamente.
Proponemos que la educación sea un servicio esencial, cuya paralización deba ser evitada a toda costa, y que busquemos todas las alternativas posibles para que las suspensiones de clases no sigan ocurriendo.

Contenidos relacionados

Sala de clases

Columnas de opinión

No más pérdida de clases: Educación cómo servicio esencial

Columnas de opinión

Nuevas prioridades, ¿nuevas políticas?

Columnas de opinión

Cuenta Pública, cuentas por cobrar

Columnas de opinión

En vez del pesimismo

Columnas de opinión

Material catódico en Chile: un negocio a contrapelo