LA SEGUNDA

“El proyecto de sala cuna debe ir en otra ley, distinta a la de pensiones”

Entrevista a Elisa Cabezón

Elisa Cabezón

|
Compartir

La directora de Evidencia de Pivotes ha manifestado en medios de comunicación y redes sociales, su preocupación por las cifras pospandemia alertando que aún faltan 420 mil puestos de trabajo por recuperar, aunque, según advierte Cabezón, si esa realidad ya es mala, en el empleo femenino las cosas son aún peor.

‘La mujer chilena está muy lejos de tener la participación laboral promedio de la OCDE. Estamos lejos en 11 puntos. Si hacemos un doble click en el por qué, debemos retroceder a la pandemia. Si vemos los datos de 2020 y 2021, esto se explica porque las mujeres asumen responsabilidades familiares, esa carga doméstica no se reparte por igual y a eso tenemos que apuntar’, comenta la economista.

-¿Qué se puede hacer en cuando a políticas públicas?

-Yo creo que lo que más puede ayudar en acortar las brechas es la ley de sala cuna. Está la Ley 203 del Código del Trabajo y está documentado que ha generado una discriminación en la contratación de mujeres, ya que si la empresa contrata a la mujer número 21 debe financiar una sala cuna. Hay un proyecto de ley sobre la creación de una sala cuna universal, donde el financiamiento es entre el Estado, los empleadores y los trabajadores. Se financia a través de la cotización de hombres y mujeres. Esa reforma serviría mucho para avanzar en una corresponsabilidad a nivel de empresas. Eso esta pendiente, está en el Congreso y lleva más de 4 años ahí

-¿Y qué piensa de que se incorpore el financiamiento de la sala cuna universal en la reforma de pensiones como lo plntea la ministra Jara?

-Creo que no es buena idea mezclar las discusiones. El proyecto de sala cuna debe ir en otro proyecto de ley, distinto a las pensiones.

-¿Por qué?

-En la reforma de pensiones se debe priorizar subir los puntos de cotización que van a las cuentas de los trabajadores. Sólo para compensar por las mayores expectativas de vida y las menores rentabilidades que enfrentan los actuales trabajadores respecto a los actuales jubilados, es necesario que al menos 4,6 puntos vayan a las cuentas de ahorro de los trabajadores. Hablar de destinar parte de las cotizaciones previsionales a la sala cuna, algo distinto de pensiones, enreda la discusión. Además, para financiar la sala cuna se necesita menos de un punto de cotización que propone el gobierno.

-¿Entonces considera que la sala cuna universal debería financiarse en gran medida con el Pacto Fiscal?

-La ley de sala cuna universal, que permita la contratación de las mujeres que son madres necesita un financiamiento del Estado. El Pacto Fiscal está promoviendo la ley de sala cuna universal y también el sistema nacional de cuidados, ambos van en la dirección correcta. El Gobierno estima que esas dos políticas juntas, cuestan 0,3% del PIB, ese es un costo relevante.

-¿Siente que se ha trabado la discusión con otro tipo de elementos?

-Lo que me preocupó del Pacto Fiscal es que se ensució su discusión. Algunos actores vinculados al Gobierno han hablado de condonar el CAE, lo que no estaba en el proyecto original de Marcel. Sería un despropósito que el Pacto Fiscal se eche para abajo porque un sector del oficialismo esté promoviendo la condonación del CAE.

Pensiones bajas

‘Lo que ocurre es que en la población en edad de trabajar, el porcentaje de hombres que cotizan es un 42%. No es tan bueno, pero el de mujeres es un 30%, hay un 12% de diferencia. Eso explica mucho’, reflexiona.

Todas las evidencias dicen que las pensiones de las mujeres son bajas y gran parte de eso tiene que ver con el mercado laboral. Según un estudio de Ciedess de marzo de 2023, si se equiparara la edad de jubilación entre hombres y mujeres (65 años), la brecha de género podría reducirse en 43%.

-También cotizan 5 años menos

-Otro tema que lo explica es que las mujeres jubilan 5 años antes que los hombres. Y si bien la edad de jubilación es voluntaria, si tú ves los datos, te fijas que la participación de las mujeres en el empleo formal cae bruscamente a partir de los 60 años.

-¿Políticamente no es buen negocio hablar de subir la edad de jubilación de las mujeres?

-Es difícil decirlo, pero yo creo que se debe informar a las mujeres el efecto que tiene sobre su pensión posponer su edad de jubilación. Si una mujer en lugar de jubilarse los 60, se jubila a los 65 y se mantiene en el mercado laboral, su pensión aumenta del orden de un 40%, eso es una parte muy relevante y muy fuerte. Creo que esto se debería comunicar para que estén conscientes de su impacto

-¿Qué políticas públicas novedosas se han implementado en otros países para reducir la brecha laboral entre hombres y mujeres en otros países?

-Hay países que han implementado el post natal compartido obligado, para obligar la corresponsabilidad familiar. La actual ganadora del Nobel de Economía, Claudia Golding en sus investigaciones apunta a que todas las brechas de género en el mercado laboral, tanto en sueldo como en participación se generan luego del nacimiento del primer hijo.

No es que haya una discriminación por ser mujeres, por eso se debe avanzar en medidas de corresponsabilidad.

-¿Entonces, tres propuestas para mejorar esto son?

-Un sistema nacional de cuidados, la sala cuna universal y tal vez implementar un postnatal compartido obligatorio. Éstos cambios pueden llevar a una mayor corresponsabilidad en el hogar, porque el costo de oportunidad de la mujer a valorar en el mercado laboral para cuidar al hijo, se va a equiparar al costo de oportunidad del hombre.

Contenidos relacionados

Entrevistas

Panel en Radio USACH: Elecciones primarias, voto obligatorio y corrupción en gobiernos locales

Entrevistas

Ley Lafkenche: Salmoneros retoman estado de alerta por cinco solicitudes de espacios costeros

Entrevistas

Elisa Cabezón en Radio Agricultura: Cuenta Pública 2024

Entrevistas

Desempleo: “Todavía estamos en una situación crítica”

Entrevistas

Cuenta Pública 2024: ¿Qué esperar?