Entrevista a Bárbara Manríquez

sobre Estudio CAE y solución para casos justificados de morosidad

Bárbara Manríquez

|
Compartir

“El CAE logró ser una solución para estudiantes y familias sin recursos para estudiar en nuestro país. Se puede mejorar mucho, hoy lamentablemente algunas características están generando círculos viciosos de morosidad y sería importante poder corregirlos”, detalla la economista Bárbara Manríquez, responsable de un estudio acerca de la considerable deuda en que se ha traducido el sistema de financiamiento.
Bárbara Manríquez, economista Universidad de Chile y MPA/ID (c) Harvard University, es la autora del estudio de Pivotes, un análisis de la evolución del pago del Crédito con Aval del Estado (CAE) durante los últimos años y que confirma un alza en la morosidad atendiendo a lo complejo que le ha resultado mantenerse al día a miles de familias chilenas.
Considerando el período diciembre 2017- marzo 2023, el estudio de Manríquez constató que durante el primer trimestre de 2022, inmediatamente posterior a la elección presidencial, esta morosidad aumentó en nueve puntos porcentuales, pasando de 52% a 61%.Cómo enfrentar la realidad del CAE en nuestro país y cómo opera este es lo que la economista comenta la académica en diálogo con El Desconcierto.

¿Qué tan grave es la situación de los deudores del CAE que se encuentran con mayor tasa de morosidad?

– Si bien existen casos complejos, que ameritan una respuesta de política pública, eso no es representativo de la mayoría de los deudores del CAE. Cabe recordar que la cuota promedio es de $25 mil, los que no debería representar una mayor carga mensual para los egresados, y también lo importante es que estos nuevos deudores son personas que sí terminaron sus carreras y no desertaron, es lo que están mostrando los datos. Por lo tanto, es presumible que esta mayor morosidad se deba a las mayores expectativas de condonación que a un deterioro en la situación económica.

¿Cómo evalúa la implementación del CAE en Chile?

– Este instrumento ha permitido que más de un millón de estudiantes accedan a la educación superior y, desde esa perspectiva, sí cumplió porque probablemente esas familias tenían muy pocas expectativas sobre cómo financiar la educación superior. Por otro lado, este tipo de instrumentos es común en el mundo, no es algo específico de Chile contar con préstamos públicos para acceder a la educación superior. Por ejemplo, en Australia e Inglaterra son instrumentos mayoritariamente usados por los estudiantes. En cambio, el CAE tiene problemas de diseño que se podrían corregir, pero me parece que su implementación es algo que el país necesitaba.
«Logró ser una solución»

¿Hasta qué punto el CAE logró ser una solución para estudiantes y familias sin recursos para estudiar en nuestro país?

– El CAE sí logró ser una solución para estudiantes y familias sin recursos para estudiar en nuestro país, yo misma financié mis estudios con Crédito con Aval del Estado, mi familia en ese momento no me podía ayudar. Por lo tanto, agradezco haber tenido esa opción. El instrumento se puede mejorar mucho, hoy lamentablemente algunas características están generando círculos viciosos de morosidad, sería importante poder corregirlos, pero el instrumento en sí me parece que abrió las puertas para la educación superior para más de un millón de estudiantes.

¿Cuáles son las falencias a mejorar?

– El CAE tiene diversos aspectos que se podrían mejorar. Por ejemplo, hoy significa un alto costo para el Estado, por lo cual es posible pensar que el Estado podría hacerse cargo de la administración del crédito y prescindir de la banca privada, para además así darle una legitimidad al instrumento de financiamiento. Por otro lado, algo que es importante y urgente mejorar es hacer que el pago sea realmente contingente al ingreso. Actualmente, los deudores pueden acogerse a rebajar su cuotas al 10% de su ingreso mensual, pero aquello requiere un trámite y no es automático. Por lo mismo, una buena mejora al crédito sería hacerlo realmente contingente y que los estudiantes no necesiten estar documentando cada cierto tiempo sus ingresos para hacer valer ese beneficio.

Considerando la alta morosidad del CAE, y ante la promesa de la administración del Presidente Boric de condonarlo, ¿qué alternativas se podrían explorar para zanjar el tema asumiendo que hay reformas que podrían no aprobarse en el Congreso?

– Para zanjar la discusión, creo que en primer lugar necesitamos que el gobierno ajuste las expectativas y sea capaz de entregar una propuesta viable políticamente, presupuestariamente, y que entregue también una solución, pero para los casos justificables. Por ejemplo, para estudiantes que dicen que desertaron, que estudiaron más de una carrera y no pudieron terminar ninguna, por supuesto que hoy están en una situación financiera compleja y me parece pertinente que la política pública se enfoque en ellos, pero creo que es muy necesario que este tema se zanje pronto para que también la discusión sobre la política educativa pueda avanzar hacia lo que hoy necesitamos, que es la recuperación educativa post Covid y centrarnos en los niveles de educación inicial y escolar, que es en los niveles donde realmente podemos generar impacto y una educación más equitativa.

Opciones para casos complejos

Si finalmente el gobierno no condona el CAE, e independientemente de la responsabilidad que pueda tener la clase política al respecto, ¿podrían existir opciones intermedias a considerar?, ¿desde dónde debieran estar puestos los esfuerzos para avanzar en este ámbito?

– Las opciones intermedias a la condonación del Crédito con Aval del Estado, no sólo son viables desde el punto político y presupuestario, sino también son súper deseables desde el punto de vista de la sociedad. Nosotros sabemos que los egresados de la educación superior en Chile tienen un premio salarial bastante alto, incluso al compararnos con países de la OCDE, Chile presenta uno de los premios salariales más alto, lo que significa que aquellos que asistieron a la educación superior, tienen ingresos mensuales que más que duplican los ingresos de aquellos que terminaron la enseñanza media.
Entonces, una política como una condonación universal donde los recursos fiscales probablemente van a terminar beneficiando a personas que hoy están en una situación mucho mejor a la de un trabajador promedio en Chile, no me parece justo.
Lo mejor sería en este caso, poder generar alternativas que se focalicen en los casos más complejos, como decía, gente que desertó de sus carreras y que consideren por sobre todo, la situación actual de los beneficiarios del CAE, no es lo mismo los ingresos familires ni el quintil de ingreso de pertenencia al momento de ingresar en la educación superior que en la actualidad, porque el paso por la educación superior tiene un impacto directo sobre los ingresos de las personas y los trabajadores. Por lo tanto, parece fundamental que cualquier propuesta y cualquier ayuda de parte del Estado tome en consideración la situación actual y permita focalizar en aquellos que más necesitan la ayuda.

Contenidos relacionados

Ley Lafkenche

Entrevistas

Ley Lafkenche: problemas en la norma

Entrevistas

Panel en Radio USACH: Elecciones primarias, voto obligatorio y corrupción en gobiernos locales

Entrevistas

Ley Lafkenche: Salmoneros retoman estado de alerta por cinco solicitudes de espacios costeros

Entrevistas

Elisa Cabezón en Radio Agricultura: Cuenta Pública 2024

Entrevistas

Desempleo: “Todavía estamos en una situación crítica”