DIARIO FINANCIERO

“No creo que la ciudadanía considere creíble que un sector político piense que puede resucitar agendas”

Bernardo Larraín

Bernardo Larraín

|
Compartir

‘Nadie puede sostener que es una sorpresa el resultado (…) Era lo que indicaban las encuestas con más experiencia en Chile’, asegura de entrada el presidente de Pivotes, Bernardo Larraín Matte, tras el rechazo expresado por la ciudadanía en las urnas a la segunda propuesta constitucional.

En su análisis, el también vicepresidente de Colbún sostiene que en este largo proceso constitucional de cuatro años la necesidad de una nueva Carta Magna fue víctima de varios elementos. Entre ellos, lo que llamó una ‘retórica inflamada’ respecto a que se decía que el texto sería la solución a todos los problemas y, por otro lado, que sería una casa común en que todos se encontrarían.

– ¿El triunfo del ‘en contra’ puede ser leído como un impulso para el Gobierno?

– No, aquí sería bastante olímpico si es que algún sector político pretendiera arrogarse este triunfo. Esta es una señal de la ciudadanía que le dice al sistema político ‘mire, usted generó ciertas expectativas (…) Lo hizo la primera vez, lo hizo la segunda vez, y no me vuelva con retóricas grandilocuentes del nuevo trato’. Hay que ponerle nombre y apellido a las principales prioridades del Chile de hoy.

– ¿Pero descarta que eso se pueda transformar en algún impulso para el Gobierno?

– No creo que la ciudadanía considere creíble que por este resultado un cierto sector político piense que puede en el fondo resucitar agendas que ya la ciudadanía está rechazando.

– ¿Tiene que haber una autocrítica por parte de la opción ‘a favor’ ?

– Creo que en el fondo, de todos los actores políticos, porque también esta desconexión de la palabra Constitución quedó muy anclada con el primer proceso. Los principales responsables de este desenlace son los protagonistas del primer acto, por así decirlo. Y, por supuesto, los protagonistas del segundo acto claramente podrían haber hecho mucho más para que en la discusión se tratara de lograr convergencia en estas tres materias fundamentales: sistema político, estructura del Estado y cómo lograr un mejor equilibrio entre la libertad de las personas para elegir entre prestadores públicos, privados de salud, educación, pensiones. Pero por otro lado, también lograr incorporar mayor solidaridad.

– ¿Cuáles son las prioridades de ahora en adelante tras este resultado?

-Hay que volver a insistir en que una crisis fundamental de Chile, que es la disfuncionalidad del sistema político y el mal funcionamiento de las instituciones de nuestra democracia, sigue siendo una prioridad, porque enfrentar esos cambios es habilitante de poder enfrentar con soluciones positivas, sustentables, las urgencias ciudadanas. La crisis del sistema político y la estructura del Estado debe ser una primera prioridad. Además, la urgencia de salud y delincuencia claramente tiene que estar en toda la agenda, pero ahí diría que hay otras crisis que son bien relevantes y son las que vamos a empujar en Pivotes. La primera es la estructura del Estado y el sistema político, la segunda la crisis de crecimiento, la tercera es la de educación y la cuarta es la de generar empleo.

Contenidos relacionados

Entrevistas

Panel en Radio USACH: Elecciones primarias, voto obligatorio y corrupción en gobiernos locales

Entrevistas

Ley Lafkenche: Salmoneros retoman estado de alerta por cinco solicitudes de espacios costeros

Entrevistas

Elisa Cabezón en Radio Agricultura: Cuenta Pública 2024

Entrevistas

Desempleo: “Todavía estamos en una situación crítica”

Entrevistas

Cuenta Pública 2024: ¿Qué esperar?