La Tercera

Carta de Rafael Palacios:

Designación de autoridades

Por: Rafael Palacios

| |
Compartir

Señor Director:

Mucho se ha criticado al Presidente de la República por la forma en que se han seleccionado a altos funcionarios de su gobierno. Se le reprocha el privilegiar la amistad personal, como también al abusar de la lealtad política, poniendo ambas por sobre los criterios o requisitos para cumplir las específicas funciones públicas.

Y aunque se trata de un reproche que podría hacerse extensivo a casi todos los ex presidentes de la República -basta recordar las polémicas por la presencia de familiares en diversas reparticiones públicas en las administraciones de Aylwin, Frei, Lagos, Bachelet y Piñera-, en el caso de Boric este debate adquirió mayor relevancia por sus propias declaraciones durante la campaña electoral, donde se comprometió enérgicamente a terminar con los “amiguismos” y pitutos en el Estado.

Pero la cuestión de fondo, y es lo que estamos trabajando ahora en Pivotes con diversos expertos en una de las líneas de trabajo de la iniciativa EnFoco; es por qué, pese al amplio consenso en la necesidad de modernizar el Estado, y muy específicamente en la importancia de contar con un contingente profesional, estable y altamente calificado, no ha sido posible aprobar una reforma que limite la amplia discrecionalidad en los nombramientos de las máximas autoridades de turno.

Más allá de la retórica y las palabras, si de verdad creemos en la importancia de la acción del Estado y que, por lo tanto, su eficiencia y eficacia son un imperativo ético de acción política, no podemos seguir soslayando la importancia de cómo se recluta a los funcionarios públicos y su relevancia para el funcionamiento del Estado y la política pública.

Contenidos relacionados

Cartas al director

Diario Financiero

Absurdos de la Ley Lafkenche

Cartas al director

La Segunda

Empleo formal

Cartas al director

El Llanquihue

Consecuencias de la Ley Lafkenche en Los Lagos

Cartas al director

Diario Financiero

BYD a contrapelo

Cartas al director

EL PINGÜINO

Impacto de la Ley Lafkenche en la región